Arqueólogos hallan asentamientos de 7.000 años de antigüedad

Un grupo de arqueólogos de la Autoridad de Antigüedades de Israel (AAI) ha hallado restos de asentamientos humanos de hace 7.000 años de edad, en un barrio al norte de Jerusalén.
Los arqueólogos de la AAI dicen que los datos poco frecuentes encontrados son del periodo Calcolítico -conocido como la Edad del Cobre- del siglo V a.C., cuando las personas empezaron a usar el cobre (chalcos en griego), no solo piedras, para fabricar herramientas (fotolitos en griego).
El equipo halló dos casas y un tesoro oculto de reliquias, incluyendo plantas bien conservadas, cerámica, perlas y herramientas.
"El Calcolítico se conoce en el Negev, la llanura costera, la Galilea y el Golán, pero estaba casi completamente ausente en las colinas de Judea (lo que hoy se conoce como Jerusalén)", asegura Omri Barzilai, director del Servicio de Prehistoria de la AAI, en un comunicado. Eso hace el hallazgo en el barrio de Shuafat algo aún más inusual.
Los restos de asentamientos durante este período han sido extremadamente escasos, indica Barzilai, por lo que la evidencia de un próspero asentamiento humano de 7.000 años de antigüedad en Jerusalén es un hecho único. Es decir, estos restos arqueológicos comprueban que 5.000 años a.C. ya había población en este sitio.
El director de excavaciones, Ronit Lupo, explica el significado de algunos de los descubrimientos.
"Además de la cerámica, la fascinante piedra descubierta da fe de los medios de vida de la población local en tiempos prehistóricos: pequeñas hojas de hoz para cosechar cultivos de cereales, cinceles y hachas pulidas para construcción, barrenadores y punzones, e incluso un grano hecho de cornalina, lo que indica que la joyería fue bien hecha o era importada", dice Lupo.
"Herramientas para la molienda, al igual que recipientes de basalto dan fe de conocimientos tecnológicos, así como de los tipos de artes que se practicaron en la comunidad local", continúa diciendo Lupo. "También recuperamos algunos huesos de ovejas, de cabras y posiblemente de ganado. Estos serán analizados en los laboratorios del AAI, lo que nos permite recrear los hábitos alimenticios de las personas que vivieron aquí hace 7.000 años y mejorar nuestra comprensión de la economía de los asentamientos".
Mientras tanto, los arqueólogos de la Universidad Hebrea de Jerusalén están excavando los restos de un poblado de 12.000 años de antigüedad, en el Valle del Jordán.
El sitio, llamado NEG II y situado cerca de la mitad de una corriente que fluye hacia el oeste hasta el Mar de Galilea, ha arrojado hallazgos de la antigua Edad de Piedra (Paleolítico) y la nueva Edad de Piedra (Neolítico), incluyendo piedra, utensilios de huesos y un entierro de restos humanos.
El descubrimiento se produjo debido a unas excavaciones previas a la construcción de una nueva carretera que lleva al barrio Shuafat. Este cuenta con una población aproximada de 35.000 residentes y se encuentra muy próximo a un campo de refugiados que lleva el mismo nombre, el único dentro de Jerusalén y construido en 1965, en el noreste de la ciudad.
Compartir en Google+
    Google Comment
    Facebook Comment